Imagina que llegas a una reunión y te miran así:

Comenzamos la semana, con un pequeño ejercicio de imaginación.

Estás llegando a una reunión o fiesta, donde la mayoría de las personas ya se encuentran allí.

Aprovechas de poner en práctica tu observación, poniendo mucha atención a la reacción de la gente al verte llegar.

Entonces, te encuentras con estos tres rostros…

Te lo he sugerido en otras ocasiones: Antes de hacer cualquier juicio detallado, primero pon atención a tu primera reacción; el sentimiento que te genera una imagen en particular.

¿Cuál fue esa primera sensación que tuviste?

Sólo entonces puedes parar a hacer un análisis específico.

En el caso de la instantánea, se trata de Donald Trump, Ángela Merkel y Emmanuel Macron viendo a Vladimir Putin llegando.

Macron intenta forzar una sonrisa (puedes apreciar que el surco nasolabial, que cruza la mejilla, está contraído), pero las comisuras de los labios apuntan hacia abajo.

Además, no hay expresión de agrado en sus ojos. Si acaso, en realidad es de análisis pues su ceño está ligeramente fruncido.

No es fácil de apreciar pero su mandíbula está proyectada ligeramente hacia adelante (Fíjate la forma que adopta su boca, con el labio inferior desplazado hacia adelante), lo que es una señal de amenaza o estar a la defensiva.

No manifiesta mucho agrado.

Por su parte, Merkel no solo tiene una sonrisa asimétrica hacia su izquierda (ligero desprecio auténtico), sus ojos están entornados en similar actitud de análisis y precaución.

Ambos están respondiendo de manera muy sutil a una ‘amenaza’ que acaba de entrar en su periferia.

Por el contrario, cuando ves a alguien que te agrada, tu rostro se relaja; especialmente los músculos alrededor de los ojos y las cejas pueden subir un poco.

No es este caso.

Pero ¿Y Trump? aparentemente es una sonrisa auténtica pues está compuesta tanto por la boca y los ojos contraídos. De hecho, la cabeza se inclina de forma empática (nota a Macron y a Merkel totalmente derechos, a la defensiva).

Sin embargo, la sonrisa asimétrica de Trump también es una de desprecio legítimo.

Pero esto es solo una instantánea; ¿Serías capaz de apreciar todos estos detalles mientras caminas y ves el rostro de los demás mientras te saludan?

A eso agrégale la postura que asume su cuerpo (Que es conveniente que hayas visto antes, sin que los demás lo notaran, para ver el cambio al verte).

También tendrías que estar atento a la posición y distancia entre ellos; ¿Cómo es su relación entre sí?.

Sus movimientos al saludarte, ¿Son rápidos, o lentos? ¿Su cuerpo está relajado o en tensión? ¿Cómo es la presión de su apretón?

Puede ser abrumador.

Aún así, siempre he considerado aprender lenguaje corporal, como aprender un idioma; es muy importante el proceso que sigues.

No es un proceso que puedas adquirir de la noche a la mañana; y por esa misma razón, es importante el método que uses para practicar diariamente.

Pero mientras que es conveniente tener a alguien más para practicar el idioma, el lenguaje corporal lo puedes practicar literalmente con cualquier persona que te encuentres.

(Solo por pocos días) Descarga gratis "100+ Tips de Comunicación No Verbal"

* es requerido

Sí, quiero desarrollar mis habilidades en lenguaje corporal y persuasión a través de emails diarios, así como promociones sobre cursos del tema.

2018-12-04T12:31:53+00:00