Tantas opciones, tanto estrés:

Isabel, lectora del blog, me escribió hace unos meses con una inquietud:

“Jesús, gracias por todos tus mensajes. Desde hace tiempo he querido iniciar un negocio por mi cuenta, pero no sé qué hacer. Tengo muchas ideas pero no sé por cuál decidirme ni por dónde empezar.”

Una duda muy grande, y muy común.

Quieres independizarte, crear tu propio emprendimiento, dedicarte a algo paralelo a tu trabajo de 9 a 5… pero no sabes qué.

Isabel había recibido toda clase de recomendaciones.

“Inicia un negocio con tus habilidades, lo que eres buena haciendo o lo que te gusta”.

“Haz un estudio de mercado para saber qué puedes ofrecer”.

“Busca algo que dé plata”.

No es que fueran erróneas estas recomendaciones; es que aisladas no ayudan mucho.

Por ejemplo, basar un negocio en tus habilidades es una recomendación lógica; la pregunta es, ¿Cuáles de tus habilidades son realmente ‘especiales’?.

Exacto: Esas mismas habilidades las tienes miles de personas. El secreto está en que no te fijes solo en una, sino la combinación de varias.

Cuando le pregunté sobre sus habilidades, su respuesta fue:

“Doy clases de inglés. Me gusta cocinar, sé algo de diseño de modas y accesorios, he practicado tenis desde niña y cuando tengo un rato libre, escribo historias de misterio.”

¿Qué negocio podrías identificar combinado algunas de esas habilidades?

La cantidad de combinaciones con solo esas cinco variables son para dar dolor de cabeza.

Sobre realizar un estudio de mercado, la cosa no pintaba mucho mejor; porque no puedes saber exactamente qué vas a preguntar si no tienes al menos una idea de lo que piensas ofrecer.

Por ejemplo, combinar clases de idiomas y de tenis es una idea interesante, pero es altamente probable que las personas a las que les preguntes no les parezca una buena iniciativa hasta que se los demuestres.

En otras palabras, si tú no tienes la seguridad de que pueda funcionar, mucho menos ellos.

No los culpes; ninguna editorial daba ni un centavo por el manuscrito de Harry Potter, hasta que lo pusieron en manos de una niña. (Me surge la pregunta: ¿Quién sabe más sobre publicar libros para niños: las editoriales, o los niños?).

Por último y no menos importante, viene la parte del negocio en sí. ¿Es lucrativo? ¿Sostenible? ¿Escalable? ¿Cuánto tiempo exige? ¿Cuánto hay que invertir? ¿Cuánto tiempo hasta recuperar la inversión?.

Ahora, imagina que tratas de tomar una decisión con todo eso mezclado.

¿Quién no va a bloquearse con algo así?

¿Cómo saber cuáles ideas son buenas y cuáles no?

Así que nos pusimos manos a la obra.

A identificar las ‘mezclas’ adecuadas a su disponibilidad, compromiso y habilidades actuales (Y cuáles serían relativamente fáciles de adquirir progresivamente),

A hacer las preguntas correctas a su público potencial, obteniendo retroalimentación invaluable para reajustar la idea nuclear,

Y a establecer cuál sería la forma más sencilla y con la menor inversión posible, de satisfacer con creces al primer grupo de 10 clientes.

En otras palabras, una prueba piloto correctamente estudiada.

¿Cuál fue la idea final?

Planes de alimentación y catering para diabéticos.

(No te lo dije, pero es una dolencia presente en su familia).

Yo tampoco lo hubiese sabido si no la hubiese entrevistado a fondo.

Gracias a considerar las combinaciones correctas, a hacer las preguntas acertadas a su público potencial y establecer exactamente qué necesitaba para comenzar, Isabel obtuvo un modesto 5% de ganancias en su prueba piloto.

En otras palabras, invirtió con total conciencia de lo que iba a obtener.

Y aprovechó una cualidad extraordinaria de la época en la que vivimos: que puedes comenzar un negocio con una inversión mínima y con la certeza de que la vas a recuperar, pues literalmente buscas primero a tus clientes y luego creas el servicio que necesitan, dependiendo de tus posibilidades.

Pero para llegar a ese punto, necesitas un Mentor que te guíe.

Y en eso te podemos ayudar, pues contamos con un staff de especialistas enfocados en crear negocios de cero, así como las herramientas necesarias para escalarlo.

De hecho, si ya tienes un negocio y no estás seguro de cuál es el siguiente paso para tener más clientes y más ingresos, puedes escribirnos para estudiar todas tus opciones.

Ahora es tu turno; cuéntame qué es lo que haces en este momento y qué es lo que quieres hacer; nosotros nos encargaremos de encontrar la fórmula dentro de esa jungla de variables.

Espero tu mensaje para comenzar: info@knesix.com

2018-06-11T17:05:59+00:00