La historia está llena de malentendidos; unos más catastróficos que otros.

Creemos que sabemos lo que ocurre, pero la realidad es otra.

Puede ser algo tan estúpido como una mala traducción.

En Julio de 1945, los líderes de las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial, se reunieron en Potsdam y suscribieron un ultimátum a Japón.

Les prometían una «Rápida y total destrucción» en el texto.

Esperaban que Japón se rindiera, para evitar más muertes en el Pacífico.

La respuesta del primer ministro nipón Kantaro Suzuki, incluyó la palabra “Mokusatsu”.

Pretendía expresar: ‘Reservarse los comentarios”.

Pero esa palabra también puede leerse como: “No tomar en cuenta”, o “Despreciar silenciosamente”.

¿Cuál cree que escogieron los medios?

El resultado (Que ya usted se lo imagina), se explica a través del llamado [ Sesgo por Atribución ].

Los aliados asumieron que Japón estaba dispuesto a todo (Cuando en realidad, contemplaban su rendición).

En menos de 10 días, una bomba atómica era detonada sobre Hiroshima.

Lamentablemente, la lentitud con la que se toman las decisiones en Japón y la malinterpretación de sus declaraciones, provocaron un desenlace catastrófico.

El [ Sesgo por Atribución ] impedía creer que Japón solo necesitaba más tiempo para plantear los términos de la rendición.

¿Cuántas veces se ha precipitado al tratar de entender las acciones de otros?

“Nada, le caigo mal y punto”

“Ya sé por dónde viene éste”

Este sesgo cognitivo generalmente le hace ver las acciones de otros, como agresiones personales hacia usted.

Y esto ocurre todo el tiempo.

¿Por qué es tan fácil caer en el Sesgo por Atribución?

Porque estamos acostumbrados a pensar solo desde ‘nuestro’ punto de vista.

El primer paso: Trate de averiguar de dónde se originan las actitudes del otro.

¿Realmente son agresiones personales?

La clave: sea empático.

Un tip que puede aplicar desde el día de hoy, es imitar la postura de los demás.

Principalmente, imite qué tan derechos o encorvados están, y la tensión en sus hombros.

(No los mire directamente, use el rabillo del ojo).

Es el primer paso para sintonizarse con sus emociones.

Me gustaría que reflexionara sobre lo siguiente:

Así como a usted se le dificulta el ver las actitudes de los demás, como son (sin sesgos)…

…piense que por igual, a los demás les cuesta entender el por qué usted actúa como lo hace.

Allí está el germen para la solución.

Puedo enseñarle cómo darle la vuelta a este sesgo (y beneficiarse de él) en el día 42 de mi curso online “Lenguaje Corporal en 40 Días”.

(No solo aprenderá lenguaje corporal; también comportamiento y persuasión).

Toda la información en este enlace:

http://lenguajecorporal40dias.com

Mucho éxito, y gracias por compartir,

Jesús Enrique Rosas – Director, Knesix Institute

Suscríbete a nuestras lecciones diarias y descarga nuestro ebook: "100+ tips de Comunicación No Verbal":