Resumen del libro: Programación Neurolingüística de Richard Bandler

Aprende a programar tus pensamientos y sentimientos para disfrutar más de la vida.

‘Programación’ es una palabra que asociamos con computadoras y tecnología; puede ser usada para cualquier cosa desde sistemas operativos complejos hasta aplicaciones que nos hacen la vida más fácil, pasando por resúmenes de libros como éste y los más adictivos videojuegos.

Pero, ¿No sería genial que pudiésemos programarnos a nosotros mismos de forma similar?

Resulta que sí podemos.

La programación neurolingüística, o PNL, es una forma de cambiar cómo actuamos y nos comportamos. Está basada en la conexión entre los procesos neurológicos de tu cerebro (neuro), el lenguaje que usas (lingüística) y tu comportamiento, como tus miedos o creencias (programación).

Cada una de estas partes puede ser modificada para en última instancia cambiar la forma como actúas, te sientes y piensas.

Así, démosle un vistazo a cómo estos procesos funcionan y qué técnicas puedes usar para programarte a ti mismo.

En este resumen, descubrirás…

– Cómo sintonizar tu lenguaje corporal es tan importante,
– Lo que es el metamodelo, y
– Cómo tu respiración puede ayudarte a conectar con otras personas.

1.Todos creamos un mapa en nuestra mente que usamos para comprender al mundo.

¿Cuál es la causa de que los seres humanos entremos en conflicto? la respuesta es simple: vemos el mundo de formas distintas.

Todos tenemos un mapa en nuestra mente que usamos para darle sentido al mundo. Este concepto es integral para la PNL: La forma como una persona interpreta al mundo está basada en su mapa interno, no el mundo en sí.

Tu mapa personal es una construcción de tus ideas, valores, conocimiento y prejuicios.

Cuando creas tu mapa, pones en práctica tres procesos básicos:

Primero, ‘borras’ parte de la información alrededor de ti, como el mapa de una ciudad: no tiene ni árboles ni automóviles. Tu mapa personal también se salta algunas cosas, pero en este caso podrían ser mucho más importantes. ¿Alguna vez has caminado por una calle que frecuentabas, para descubrir una tienda que nunca habías visto antes? Eso es porque tu ‘mapa’ no incluía esa tienda antes de darte cuenta de que existía.

Segundo, generalizas, como los mapas de verdad: las carreteras están todas dibujadas de la misma forma y el agua tiene el mismo tono de azul siempre. Pero estas generalizaciones en tu mapa personal puede meterte en problemas.

A veces es bueno generalizar la información, como “Las cosas calientes no deberían ser tocadas”. Pero si tu pareja te engaña y por eso te vuelves paranoico porque piensas que todas las demás personas harán lo mismo, esto puede volverse un serio problema.

La tercera cosa que hacemos cuando aplicamos nuestros mapas es que distorsionamos la información. Un mapa de una ciudad distorsiona la información porque es plano y mucho más pequeño que la ciudad en sí; en tu mapa personal, puede que distorsiones la información antribuyéndole significados o importancias a cosas que no deberías; te formas prejuicios sin tener conciencia de ello.

Imagina que un día, uno de tus colegas no te saluda. Tu mapa podría llevarte a creer que está enfadado contigo, pero puede que solo esté llegando tarde a una reunión.

2.Actualizar tu mapa de vez en cuando es clave para mantener tu felicidad.

El conflicto surge cuando los mapas mentales de las personas hacen que interpreten el mundo de forma distinta, que es exactamente el por qué es importante expandir tu mapa tanto como te sea posible.

Expandir tu mapa es vital para ser feliz. Cuando lo amplías, eres capaz de ver el mundo desde varias perspectivas. Tus relaciones también mejoran cuando desarrollas la habilidad de congeniar con otros y sintonizarte con sus emociones y opiniones.

Por eso es una buena idea revisar tu mapa de vez en cuando para asegurarte de que esté actualizado. Similarmente a los mapas ordinarios, los mapas mentales pueden desactualizarse; cuando se construyen nuevas carreteas y otras son removidas, el mapa de una ciudad debe cambiarse. Tu mapa personal funciona de la misma manera.

Dos problemas comunes surgen cuando no mantienes tu mapa actualizado:

Primero, puedes imaginar que tienes restricciones o limitaciones cuando en realidad, no es así. Algunas personas se limitan a sí mismas producto del miedo; por ejemplo, a alguien no le gusta viajar porque tiene temor a volar.

Ese tipo de miedos existo solo en nuestras cabezas. Nacimos solo con los miedos fundamentales: un miedo de los ruidos altos y el miedo de caer. Todos los demás miedos son aprendidos, ¡Lo que significa que pueden ser desaprendidos!

Tu mapa puede también interferir con tu vida al hacerte creer que algo funciona, cuando no es así; esto con frecuencia conduce a la gente a un comportamiento contraproducente y a la frustración.

Imagina que tu socio te traiciona. Tu mapa puede indicarte que debe ser más seguro nunca volver a confiar en nadie para emprender un negocio. Pero si le haces caso a esta presunción, vas a trabajar solo siempre. Haz el mayor esfuerzo posible para evitar este tipo de pensamientos: En vez de eso, reconsidera cómo escoges a las personas con las que realizarás nuevos proyectos.

3.Puedes modificar tus emociones, como la felicidad y el miedo, cambiando la forma como piensas.

¿Has pensado alguna vez sobre algo que te aterrorizaba, y de repente te pusiste ansioso? No es de extrañar que tus pensamientos tengan un gran impacto en cómo te sientes, tanto física como emocionalmente.

Nuestros pensamientos son como las imágenes de una película, y son capaces de alterar profundamente nuestras emociones. Aplicando la misma analogía, puedes cambiar tus emociones ajustando los colores, brillo o contraste de las imágenes de tu mente. Piénsalo cuando estés viendo una película en el cine; son las mismas imágenes que si las vieras en casa pero la calidad de la imagen, el sonido y la experiencia es superior.

Por lo tanto, puedes escoger minimizar tus sentimientos negativos o amplificar los positivos. Pero, ¿Cómo?

Puedes intensificar un sentimiento anclándolo a otro tipo de estímulo que puedas controlar. Piensa en una experiencia feliz, por ejemplo; debe ser tan buena que te sonrías nada más recordarla. Ahora, imagina que esta experiencia está conectada a una palanca etiquetada como ‘diversión’, y mentalmente tira de ella para activarla.

Puede parecer ridículo, pero cuando te acostumbras a asociar esa palanca con un sentimiento feliz, puedes imaginarte activándola cada vez que te sientas mal o deprimido. Tu cerebro recuerda la sensación feliz y comenzarás a sentirte mejor.

También puedes usar el anclaje para controlar tus miedos. Uno de los autores tenía un cliente que era capaz de usar el anclaje para superar su miedo de hablarle a las mujeres. Le preocupaba acercárseles, pero a su vez era asiduo al salto con esquíes; un deporte en el que te deslizas por una gran pendiente y saltas a gran velocidad hacia el vacío.

El autor ayudó al hombre a anclar el sentimiento de emoción a la experiencia de hablarle a las mujeres. Una vez que apalancó la felicidad que asociaba al salto con esquís, se sintió mucho más cómodo con el sexo opuesto.

4.Te comunicas mejor cuando te sintonizas con el lenguaje corporal y verbal de la otra persona.

¿Alguna vez te has sentido realmente bien en presencia de alguien que acabas de conocer? Si es así, fue probablemente porque sus estilos de comunicación eran similares, tanto verbal como corporalmente.

Usualmente ajustamos nuestro estilo de comunicarnos para adaptarnos a la persona con la que estamos hablando. Esta sincronización es una parte fundamental de comunicarse efectivamente.

Te sintonizas con los demás de muchas formas distintas, como por ejemplo a través de tu respiración. Construyes una fuerte conexión con otra persona cuando respiras a la misma velocidad que ellos.

La respiración sincronizada es más poderosa cuando la haces sutilmente; no la exageres. Sincronizar tu respiración puede volverse una práctica inconsciente, como caminar o manejar un coche por una calle que conoces bien.

También puedes influenciar a las personas con tu ritmo y empuje. Los humanos imitamos naturalmente el lenguaje corporal de otros, así que si has captado la atención de alguien puedes también hacer lo mismo con su comportamiento. El autor una vez asistió a una presentación en la que en uno de los momentos el presentador realizó una inspiración profunda… y prácticamente toda la audiencia hizo lo mismo.

El estilo de comunicación de una persona también revela mucho sobre la forma como piensan. Las personas tienden a caer en una de tres categorías, dependiendo de en cuál de ellas basan su estilo de pensamiento.

Algunas personas usan imágenes visuales para describir el mundo y explicar sus pensamientos. Usan frases como “Mira esto”, y “Me gusta cómo se ve”.

Otros confían mucho más en sus oídos para comprender y comunicarse. Dicen cosas como “Eso suena bien”, o “Deja de decirme que…”

El tercer grupo se comunica y entiende al mundo a través de sus sentimientos y sensaciones físicas. Usan frases como “Me siento fenomenal”, o “Me cuesta aferrarme a esa idea”.

Puedes reforzar tu vínculo con alguien al imitar su estilo comunicacional: visual, auditivo o kinestésico. Por otra parte, si usas un estilo distinto al que ellos emplean, te distanciarás.

5.Desarrolla una mejor comprensión de una persona haciendo preguntas para descubrir cuáles son sus generalizaciones.

Hemos visto cómo nuestros mapas internos pueden inducirnos generalizaciones sobre el mundo que nos rodea, Pero también hacemos generalizaciones sobre las personas, y esto puede ser un problema para nuestra comunicación.

La manera más fácil de entender un modelo de generalizaciones, o metamodelo, es con un ejemplo: Imagina que estás llegando del trabajo y tu pareja te dice: “Ha habido un accidente”.

¿Qué quieren decir con exactitud? ¿Fue un accidente de coche? ¿Se quemó algo en la cocina? ¿Hay alguien herido? es crítico hacer preguntas con el metamodelo: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién?; cada respuesta profundiza tu comprensión.

Tú también puedes enriquecer los mapas de otros cuando usas el metamodelo. Imagina que una persona dice, “Todo el mundo me odia”. Esto, por supuesto, es una generalización absurda y no hay manera de que pueda ser cierta. Aún así, este tipo de generalizaciones pueden destruir por completo la felicidad de alguien.

Por lo tanto, si un amigo dice algo como esto, pregúntale a qué se refiere con ‘Todo el mundo’. Cuando te dé una respuesta más específica, pregúntale cómo sabe que todas esas personas le odian, o qué le hacer pensar eso. Pregúntale si hay algunas otras posibles interpretaciones de su comportamiento.

Mientras más preguntas haces sobre las creencias de tu amigo, más probable es que él las ponga en duda. Si lo haces de la forma correcta, puedes guiarlo a pensar más positivamente sobre sí mismo. Puede comenzar a cuestionarse y reconstruir su mapa anterno.

La PNL no solo te permite superar tu propia negatividad; puede también ayudarte a sacar lo mejor de otros también.

6.Crear una vida maravillosa comienza con aprender cómo sentirte bien.

¿Alguna vez te has preocupado por el futuro al repasar los problemas que has tenido en el pasado? Los pensamientos negativos son poderosos… ¡Así que no dejes que te controlen!

Un aspecto crucial para mantener tu felicidad es impedir que tu pasado controle tu futuro. Bandler una vez realizó un ejercicio relacionado durante un seminario de PNL. Primero, le dijo a la audiencia que respirara lenta y rítmicamente. Luego les dijo que pensaran sobre cinco eventos placenteros de su pasado que pudiesen recordar vívidamente.

Entonces, el autor les pidió que pensaran en un evento futuro que les preocupase, y lo imaginaran como el sexto evento en la cadena; esto les ayudó a ser más optimistas sobre él.

Una vez que asociaron el futuro con memorias felices del pasado, se sintieron más tranquilas.

Otra buena forma de superar tus sentimientos negativos o malos hábitos es hacerte sentir estúpido… estratégicamente.

Bandler usó este método para ayudar a un cliente que estaba arriesgando su vida al comer mucho chocolate. En vez de confrontar la adicción, el autor puso un chocolate en una silla y le dijo a la persona que lo mirara fijamente. Entonces, le dijo que el chocolate era más inteligente que él, con más fuerza de voluntad y autocontrol.

El hombre comenzó a sentirse estúpido sobre su deseo de comerse el chocolate. Una vez que asoció ese sentimiento con su ansiedad por comerlo, llegó a no necesitarlo más. Después de todo, a nadie le gusta sentirse estúpido.

Reajustar tus pensamientos no es solamente sentirte mejor sobre el futuro o superar las ansias; cuando tienes una perspectiva positiva, vives una vida más feliz y plena.

¿Quieres conocer nuestras opciones sobre formación y consultoría en PNL a nivel personal y empresarial? escríbenos a info@knesix.com

2018-06-04T06:19:49+00:00