“Si quiero averiguar si alguien es inteligente, o estúpido, o bueno, o malo, y saber cuáles son sus pensamientos en ese momento, adapto lo más posible la expresión de mi cara a la de la suya, y luego espero hasta ver qué pensamientos o sentimientos surgen en mi mente o en mi corazón, coincidentes con la expresión de mi cara.”

Esta es parte de una anécdota que refería el personaje ficticio Auguste Dupin en “Los crímenes de la Rue Morgue“, relato policíaco de Edgar Allan Poe. En el mismo se expone una de las habilidades menos explotadas por el ser humano: la de identificarse con los sentimientos de sus semejantes simplemente por imitación de sus gestos.

Ya bastante se ha estudiado (¡Y miren que se ha confirmado!) sobre la empatía y la sincronización de los movimientos corporales entre dos personas; cuando ambas estén de acuerdo o compartan una opinión, sus gestos y kinesia -ya sean positivas o negativas- serán “réplicas” mutuas, muy probablemente en espejo (si una cruza la pierna derecha, la otra hará lo mismo con la izquierda)

Allan Pease ya nos recomendaba, en su libro “El lenguaje del cuerpo”, que para crear empatía y superar los posibles conflictos que puedan surgir con un interlocutor hostil, no hace falta más que simplemente imitar -eso sí, con extremada cautela- los movimientos de su cuerpo.  Eso le enviará el mensaje subconsciente de que estamos de acuerdo con su parecer, ¡Aunque no sea así!

Al hacer esta imitación del otro, debes parar unos segundos y preguntarte igual que Dupin: ¿Qué estará sintiendo esta persona? ¿cómo puedo ayudarla, o convencerla…? Esto es crucial cuando debes solicitar algún favor o sugerir alguna acción a un individuo hostil o “cerrado“.

En esta foto, Barack Obama observa detenidamente al dominicano Leonel Fernández, y nos sirve perfectamente como ejercicio para esta técnica.  Dedica unos segundos a imitar, tan perfectamente como te sea posible, la cara del inquilino de la Casa Blanca.  Replica la inclinación de su cabeza, el entornado de los ojos, el ceño fruncido y las comisuras ligeramente caídas. Acto seguido, trata de “sentir” la expresión en tu rostro.

¿Quieres aprender lenguaje corporal? para ti tengo mi curso online:

Lenguaje Corporal en 40 Días

Te espero en el campus virtual,

Jesús Enrique Rosas – Director, Knesix Institute

Suscríbase a nuestras lecciones gratuitas y descargue nuestro ebook: "100+ tips de Comunicación No Verbal":