Me topé con esta imagen hace 8 años, buscando referencias para mi libro «Lenguaje Corporal en 40 Días«.

Hay dos opciones:

1 – Están peleados, o

2 – Están ambos preocupados por algo.

¿Cuál es la correcta y por qué?

Un obstáculo importante que usted debe aprender a superar, es silenciar por un momento su intelecto.

(Ya lo usará en breve, no se preocupe).

Primero, debe permitir que esa primera instantánea sea percibida por su intuición, esa habilidad que tiene de ‘saber’ en un instante.

Su intelecto le dice: Ceño fruncido en él + brazos cruzados en ambos + boca de puchero en ella… y comienza a sacar conclusiones de inmediato.

Su intuición le grita que hay cosas que no cuadran del todo con lo que le dice su razonamiento.

Al observar con sentido común…

 

Él tiene el ceño fruncido, pero en ese momento el sol le pega en la cara.

Así que no tenemos forma de asegurar si esa contracción facial es emocional.

Por lo tanto, se descarta y *no se toma en cuenta*

Parte de la observación es saber a qué prestar atención.

Como por ejemplo: El truco más barato de todos (Y que repito hasta el cansancio)

Imite la postura que quiere interpretar.

Con el tiempo, podrá hacerlo mentalmente.

¿Nota que los dedos que podemos ver están relajados?

Eso tiene más relación con pensar y cavilar, que con discutir.

Los pies son otro tema.

– Piernas en posición similar pero *no* en espejo: moderadamente en sintonía.

– Los pies de él no están plantados sobre el piso.

Más bien están relajados.

Tampoco se relaciona con discutir.

Vamos sumando, poco a poco, para un veredicto.

El cruce de brazos de él es clásico (Una mano por encima y otra por debajo).

Es neutral, no añade ni a favor ni en contra. Se asume que lo hace por comodidad.

Los hombros (más su derecho) se notan bastante relajados. Si estuviesen tensos, los brazos subirían hacia el pecho.

El rostro de ella es de tristeza o melancolía, más que demostrar enfado.

De hecho, hicimos una investigación hace unos años en el Instituto aislando este rostro y haciendo una encuesta online.

En el 64% de los casos opinaron que era tristeza, contra un 27% de enfado (9% otros).

Con suficiente práctica usted puede cambiar de intuición a intelecto a voluntad.

Hay otros indicios, como que el torso de ambos está casi en la misma posición, la tensión de los brazos es similar y las mandíbulas de ambos parecen relajadas.

El veredicto final:

Es normal que una mujer, si le preocupa algo, quiera hablarlo.

Hablarlo, nada más.

Y es normal que un hombre al escucharla, quiera darle una ‘solución’.

Solución que ella no ha pedido, y quizá ella sienta que él no la escucha.

Ella sigue preocupada, y él contrariado.

¿Lo ve?

 

Nuestra tarea no termina aquí.

De hecho, apenas comienza lo bueno.

Al estudiar el comportamiento humano, poder observar es solo un factor.

Otro factor fundamental es saber provocar a la gente para estudiar una reacción. Así que le tocaría a usted comprobar su análisis acercándose a la pareja y, por ejemplo, hacerse pasar por un turista perdido.

(Usted decida el papel, pero procure que sea convincente).

Hará esto a sabiendas de que una pareja discutiendo tendrá una actitud distinta que una preocupada.

La preocupada será más atenta.

Analizar una imagen no es nada del otro mundo.

Analizar un video, es algo (bastante) más complicado.

Pero analizar a una o varias personas mientras interactúa con ellas en caliente (Incluso, interpretando un papel), es una de las experiencias más emocionantes que existen.

Es a lo que nos dedicamos los Consultores en Kinésica.

Si quiere saber más sobre cómo unirse a nuestro círculo, puede visitar este enlace:

Le espero en el campus virtual,

Jesús Enrique Rosas – Director, Knesix Institute

Suscríbete a nuestras lecciones diarias y descarga nuestro ebook: "100+ tips de Comunicación No Verbal":