Modelos Mentales: Entrenar tu cerebro para Aprender a Pensar.

Por en la categoría Modelos Mentales
compartido 0 veces

Corría el año de 1933. En un colegio de Queens, en Nueva York, un alumno bastante peculiar ponía a prueba la paciencia de su profesor de física.

Un día, el profesor le dijo: “Usted habla demasiado y hace demasiado ruido. Y sé la razón; está aburrido. Para remediar eso, voy a darle este libro. Va a sentarse en aquella esquina a estudiarlo en silencio, clase tras clase, y cuando haya comprendido y aprendido todo lo que hay en él, podrá hablar otra vez”.

El muchacho vio el tomo, titulado “Cálculo Avanzado”, y en vez de rezongar, lo tomó como un reto. Cada día se sentaba al final del salón y lo estudiaba, mientras que el resto de la clase continuaba con sus lecciones regulares.

Años después, ese muchacho de mirada despierta y proceder travieso se convirtió en un alumno destacado del MIT y Princeton. Mientras estudiaba en ambas instituciones, se ganó la reputación de resolver problemas que ningún otro estudiante podía, siendo ellos igual de brillantes… o incluso más, que él.

¿Cuál era la diferencia?

En sus propias palabras: “Ese libro que mi querido profesor me impuso en el colegio, me enseñó a diferenciar parámetros matemáticos que no eran enseñados en las universidades. Esto no lo sabía en ese momento, pero me llamaron mucho la atención y los practicaba una y otra vez. Así aprendí una forma no convencional de resolver integrales. Años después, estudiando en el MIT y Princeton, tenía la capacidad de resolver problemas que nadie más podía, simplemente por el hecho de disponer de una herramienta de pensamiento que todos desconocían.”

Este muchacho era Richard Feynman, ganador del Premio Nobel en 1965 por sus contribuciones sobre electrodinámica cuántica.

Sin embargo, él no es el protagonista de la historia.

El protagonista es la aplicación de un modelo mental; un proceso que está al alcance de cualquiera de nosotros, independientemente de nuestra profesión, y que podemos aplicar para resolver problemas y tomar mejores decisiones.

Ésta es la vital importancia de aprender a pensar.

 

¿Qué es un modelo mental?

Un modelo mental es una explicación de cómo funciona algo. Es un concepto o punto de vista que llevas contigo y que te permite interpretar al mundo y comprender la relación entre las cosas.

Por ejemplo, la ley de oferta y demanda es un modelo mental que te ayuda a entender cómo funciona la economía. La teoría de juegos es un modelo mental que te ayuda a entender cómo funcionan las relaciones y la confianza. La entropía es un modelo mental que te ayuda a entender cómo funcionan el desorden y la descomposición.

Los modelos mentales guían tu percepción y tu comportamiento. Son herramientas para pensar que usas para entender la vida, tomar decisiones y resolver problemas.

Los modelos mentales son imperfectos, pero útiles. No existe un único modelo mental en física o ingeniería que provea una explicación total de todo el universo, pero los mejores en esas disciplinas nos han permitido construir puentes y carreteras, desarrollar nuevas tecnologías e incluso viajar al espacio. Como dijo el historiador Yuval Noah Harari, “Los científicos están de acuerdo en que ninguna teoría es 100% correcta; por lo tanto, la verdadera prueba del conocimiento no es la verdad absoluta, sino su utilidad”.

Los mejores modelos mentales son las ideas con más utilidad. Son ampliamente útiles en nuestra vida diaria. Entender estos conceptos te ayudará a tomar mejores decisiones y emprender acciones más efectivas; es por ello que desarrollar una amplia base de modelos mentales es crítico para cualquiera que esté interesado en pensar con claridad, racional y efectivamente.

Y por supuesto, para tener éxito en lo que te propongas.

 

El secreto para el pensamiento extraordinario

Expandir nuestro catálogo de modelos mentales es algo que tanto los expertos como los aprendices necesitamos, todos los días y durante toda nuestra vida. Todos tenemos modelos mentales favoritos, a los que generalmente recurrimos para intentar comprender el por qué de algún suceso. A medida que pasan los años y desarrollamos nuestra especialización en una carrera o área del pensamiento, tendemos a confiar cada vez más y más en esos modelos mentales que nos son familiares.

Aquí surge el problema: cuando un enfoque o modelo mental domina la mayor parte de tu pensamiento, tratarás de explicar todos los problemas a través de ese punto de vista. De hecho, es un sesgo cognitivo natural en el que caemos cuando tenemos talento o experiencia en un área determinada.

¿Has escuchado el dicho “Para el hombre que tiene un martillo, todos los problemas tienen forma de clavo”? Bueno, ése es un claro ejemplo de una limitación del pensamiento.

Mientras más te enfocas en un solo modelo mental, será más probable que cometas errores y emprendas acciones poco eficientes pues lo aplicarás indiscriminadamente a todos los problemas que se te presenten; lo que por un lado es experiencia, se convierte en una limitación para todo lo demás.

Cuando una visión particular del mundo domina tu pensamiento, tratarás de explicar todos los problemas a través de ese filtro.

Considera el ejemplo del biólogo Robert Sapolsky. Él hace una pregunta bastante jovial: ¿Por qué la gallina cruzó la carretera?, para luego mencionar las respuestas de algunos expertos:

– El biólogo evolucionista diría “La gallina cruzó la carretera porque vio una pareja potencial en el otro lado”.

– Si le preguntas a un kinesiólogo, comentaría “La gallina cruzó la carretera porque los músculos en sus patas impulsaron sus huesos en cada paso”.

– Si le preguntas a un neurocientífico, seguramente afirmaría “La gallina cruzó la carretera porque las neuronas en su cerebro se activaron y ordenaron el movimiento”.

Estrictamente hablando, todos estos expertos dicen la verdad… pero ninguno de ellos está viendo el panorama completo. Cada uno de estos modelos mentales es solo una perspectiva limitada de la realidad.

Confiar en un grupo limitado de herramientas de pensamiento es como ponerse una camisa de fuerza para la mente. Tu libertad para pensar se ve limitada, así como tu potencial para encontrar soluciones creativas.

De allí que para poder desarrollar todo tu potencial, debes coleccionar una amplia gama de modelos mentales; es necesario que construyas tu propia caja de herramientas del pensamiento.

 

Expandiendo tu set de modelos mentales

El proceso de acumular modelos mentales es como mejorar tu sentido de la vista; Cada uno de tus ojos ve el mundo desde distintos ángulos, así que al cubrir uno de ellos, pierdes la percepción de parte de la escena. Es imposible ver el mundo igual, cuando lo ves a través de un solo ojo.

De forma similar, los modelos mentales proveen una imagen interna sobre cómo funciona el mundo que nos rodea. Debemos ajustar y perfeccionar constantemente la calidad de esta imagen, y si se trata del cerebro lo primero que deberíamos hacer es leer buenos libros; estudiar los principios fundamentales de áreas del conocimiento aparentemente sin ninguna conexión con la nuestra y aprender de personas con experiencias totalmente distintas.

El inconveniente principal es que todo esto lleva tiempo. Y mucho.

Si bien es cierto que podríamos apartar una hora diaria para la lectura (¡Como mínimo!), no lograremos absorber el núcleo de cada tema a menos que le dediquemos también un espacio para reflexionar y preguntarnos cómo podríamos aplicar este conocimiento para nuestros propios problemas.

De la misma forma, ¿Cómo podemos entrar en contacto con personas que también quieran desarrollar modelos mentales nuevos? no solo encontrarlas sería trabajoso; dedicar tiempo para compartir con ellas también ejercería presión sobre nuestra agenda.

En vista de estos obstáculos y de la imperiosa necesidad de reunirnos para desarrollar modelos mentales, he estructurado un espacio online de discusión y desarrollo cognitivo llamado “Modelos Mentales Knesix – Aprendiendo a Pensar” exclusivamente para el desarrollo de patrones de pensamiento que puedan servirnos a todos.

En este grupo y semana tras semana, planteamos modelos mentales establecidos y la forma como personas como tú y como yo los han usado para resolver problemas en áreas que no tienen nada que ver con el conocimiento original.

Abogados aplicando modelos de pensamiento económico en un proceso penal; Psicólogos que descubren las bondades de modelos matemáticos aplicados a los hábitos de sus pacientes; Ingenieros que desarrollan sus proyectos aplicando conceptos sobre el comportamiento humano; Médicos que implementan las enseñanzas de escuelas filosóficas para mejorar la tasa de cumplimiento de sus tratamientos. Todos, aprovechando un modelo de conocimiento totalmente separado de su área original.

Se le llama transferencia de aprendizaje, y consiste en aplicar lo aprendido en un área, descomponiéndolo en sus partes más esenciales, y emplearlo en la resolución de problemas en un área distinta del conocimiento.

Personalidades como Leonardo Da Vinci, Richard Feynman o Elon Musk son ejemplos de su aplicación; pero no es algo exclusivo de los ‘genios’, pues cualquiera puede hacerlo.

De hecho, muchos de quienes consideramos genios gozaron de un coeficiente intelectual promedio; fue el uso de diversos modelos mentales lo que les permitió alcanzar objetivos casi imposibles.

“Modelos Mentales Knesix – Aprendiendo a Pensar”, está dedicado a enseñarnos entre todos a pensar mejor, a compartir experiencias y a desarrollar modelos mentales que no solo puedan ayudarnos a nosotros, sino a millones de personas.

Este espacio de discusión y análisis funciona como membresía; la inversión original es de 20 dólares al mes, pero durante este período de lanzamiento tu membresía será de solo 9 mensuales.

Si quieres unirte al grupo, puedes hacerlo aquí: http://bit.ly/KnesixGroup

¿Tienes alguna pregunta sobre Modelos Mentales? simplemente comenta con tu inquietud.

2017-11-30T14:26:38+00:00

Sobre el Autor:

Jesús Enrique Rosas

Director Ejecutivo de La Universidad Corporativa – Fundación Lenguaje Corporal. Escritor, conferencista e investigador, actualmente en Madrid. Autor del libro “Lenguaje Corporal en 40 Días”. Contáctale en nuestra Red.