Estamos rodeados de hipócritas, charlatanes y estafadores; todos interpretan un papel para ganarse tu confianza.

Hasta el famoso director Leonard Bernstein hizo algo parecido, justo llegando a un aeropuerto:

Salía al área de taxis, rodeado por sus colegas.

En eso, se le acerca un fotógrafo.

— Señor Bernstein, ¿Me permite tomarle una foto montado encima de mi motocicleta?

Bernstein arrugó la cara.

— «Pero si yo no soy motociclista» — dijo

— No se preocupe; será de mentira.

Bernstein resopló, y dejó su maleta de mano a un lado.

Antes de montarse, le dijo al fotógrafo:

— Al menos dígame cómo se maneja esta cosa, para que parezca que sé manejarla.

El fotógrafo le explicó brevemente cómo se operaba.

El Director se subió.

La encendió, y arrancó.

Todos los que estaban allí, se quedaron WTF.

Vieron cómo salía a la vía de los terminales y aceleraba *a todo gas*

Dio un par de vueltas, hizo algunas maniobras de forma precaria,

…y al final volvió a donde estaban ellos.

(Estaban con la boca abierta)

Bernstein sonreía abiertamente y le costaba respirar. Cuando recuperó el aliento, dijo riendo:

— Ya… ya puedes tomarme la foto. ¡Ya soy un motociclista!

— — —

Afortunadamente nadie salió herido, a pesar de la imprudencia del personaje.

(Imprudencia que es común en genios así)

Pero una cosa es cierta: Generalmente somos capaces de darnos cuenta cuando alguien está tratando de presentarse como algo que no es.

Por eso a Bernstein le preocupaba salir ‘falso’ en la foto… habría sido algo insoportable para él.

Así que habrá dicho… «¡Qué carajo!»

Por otra parte, hay personas que a temprana edad descubren que tienen cierto carisma y facilidad para atraer a los demás.

Si las cosas salen bien… lo usan para bien.

Pero algunos se dan cuenta de que pueden usar esa facultad para aprovecharse de la confianza de los demás.

Detectarlos solo con ‘la intuición’ es prácticamente imposible.

…y hasta catastrófico, como bien lo expone Malcolm Gladwell en su libro «Hablar con Extraños».

La intuición no es suficiente pues ellos se aseguran de enviar suficientes señales de confianza para confundirte.

¿Cómo se descubre a ese tipo de personas?

Haciendo que se contradigan.

Hacerles preguntas aparentemente tontas y con un lenguaje corporal distraído para que se confíen.

(Ya he escrito sobre la Técnica Columbo anteriormente)

Por supuesto, prestando atención a como se expresan.

En «El Código Knesix», tienes explicadas paso a paso las técnicas de interrogatorio usadas por el FBI.

Incluyendo los 2 tipos de preguntas que usan para desajustar a este tipo de sujetos.

Aprovecha mientras está disponible el precio de lanzamiento:

https://knesix.institute/codigo-knesix

¡Mucho éxito descifrando esas intenciones ocultas!

Jesús Enrique Rosas
Puedo escribir toda una historia cuando leo tu lenguaje corporal.

Suscríbete a nuestras actualizaciones y descarga nuestro eBook, "100+ Tips de Comunicación No Verbal":