El verdadero Interrogatorio para Detectar Mentiras (Guía Completa)

  • el interrogatorio para detectar mentiras
compartido 859 veces

Sin lugar a dudas, el tema que más interés ha generado en nuestra web desde sus orígenes, es la detección de mentiras. El proceso de descubrir falsedades a simple vista nos ha conectado con muchas personas que quieren saber cómo diferenciar realidad de ficción.

Lamentablemente, esta popularidad también ha generado suficientes “Gurús de la detección de mentiras”, que afirman tener poderes casi psíquicos sobre el comportamiento humano; prácticamente pueden detectar cuando alguien miente, a partir de un solo gesto.

Solo por hacer tal afirmación levantan sospechas.

La detección de mentiras ‘vende’, de eso no hay duda.

Recuerdo un programa en vivo en México, al que asistí invitado por una cadena local. Me habían informado previamente que la entrevista giraría en torno a algunas figuras políticas en Latinoamérica; las preguntas preliminares parecían lógicas y la mayoría estaban basadas en análisis realizados en la página, así que no esperaba sorpresas.

Rodando el programa en vivo, y entre las muestras que colocan insertan un clip de Hugo Chávez; no recuerdo exactamente la afirmación que hacía en ese momento, pero la pregunta de la presentadora era categórica: ¿Está mintiendo o dice la verdad?

Me abstuve de preguntar: ¿De verdad necesitan un especialista para determinar que Chávez miente?

Mejor era desconectar temporalmente mi sarcasmo mientras recordaba que le había aclarado a los productores que el tema de la detección de mentiras no es algo que se preste para ‘atracciones’ en vivo. Me limité a describir las expresiones faciales que apreciaba en ese momento, el paralenguaje, la selección de palabras y la calidad que imprimían todas en conjunto.

“Pero entonces, ¿Miente o dice la verdad?”, insistió el presentador.

Aparentemente mi interlocutor no había entendido la indirecta. Un silencio incómodo después de repasar imparcialmente las características del clip, continuamos con el siguiente ejemplo.

 

1. Una cuestión delicada


interrogatorio para detectar mentiras

Si bien tenemos una guía muy práctica sobre cómo detectar mentiras, estos son tips para orientarte de forma general… pero ¿Cómo funciona, por ejemplo, cuando debes establecer que un acusado, o un testigo en un juicio, está diciendo la verdad?.

Todos podemos practicar el proceso ‘individual’ de detectar mentiras y volvernos más o menos diestros; pero ¿Estarías preparado para afirmar que una persona miente, sabiendo que tu conclusión podría resultar en desenlaces como despido inmediato, escarnio público o varios años de cárcel?

Una decisión así no puede ser tomada a la ligera. Esta guía es para que conozcas en líneas generales el **verdadero** proceso de detección de mentiras usado por especialistas certificados, y así evitar que contrates o recurras a alguien que afirma tener poderes sobrenaturales (sin tenerlos).

 

2. Los factores involucrados


interrogatorio para detectar mentiras

Primero y principal, para poder detectar mentiras debes analizar, por separado, cuatro factores distintos de expresión:

– Las microexpresiones, o las emociones ocultas en el rostro. Son las más ‘populares’, y aunque son muy efectivas para precisar contradicciones, son insuficientes para casos más difíciles.

– La Kinésica del sujeto, o su expresión corporal general. ¿Cómo está sentado? ¿Gesticula mucho con las manos? ¿Tiene algún tic? ¿Qué tipo de ilustradores y manipuladores utiliza?

– El paralenguaje, o la calidad de la voz: ¿Sube o baja el volumen en algunos momentos? ¿Pronuncia corectamente las palabras? ¿Tiene algún acento?

– El discurso, la parte verbal de la declaración: ¿Qué tipo de palabras utiliza? ¿Expresa muchas muletillas? ¿En qué momento las usa? En promedio, ¿Cuántas palabras tienen las frases? ¿En qué tiempo verbal se expresa, usa pronombres, gerundio…?

 

3. “Yo solo puedo hacerlo”


interrogatorio para detectar mentiras

Pocos conceptos son tan románticos como el ‘lobo solitario’ en las series policíacas al que recurren cuando el escuadrón completo se ha rendido. El estereotipo es un oficial retirado y frustrado cuya experiencia en comportamiento haría palidecer al Dr. House.

He visto varios casos en internet, principalmente en México y Colombia, de autoproclamados ‘expertos’ que trabajan totalmente solos, lo cual es risible. Esto nos lleva a la regla No. 1 del interrogatorio para detectar mentiras:

Necesitas reunir al menos 3 especialistas para un interrogatorio.

Esto lo reconocen tanto Paul Ekman como Joe Navarro, autoridades mundiales en el tema; es imposible que descubrir a un mentiroso a estos niveles sea un trabajo de una sola persona.

Si ya conoces los factores involucrados en una detección de mentiras científica, ¿Cómo crees que una sola persona sería capaz de realizar el interrogatorio y estar atenta a las microexpresiones, paralenguaje, kinésica y discurso? aunque filmara la entrevista y revisara la grabación muchas veces, le tomaría demasiado tiempo.

Además, todas las personas tenemos prejuicios y podemos percibir los casos según nuestro filtro interno. ¿Y si el lobo solitario no está siendo imparcial? ¿Quién lo va a juzgar?

Los tres especialistas que realizan el interrogatorio para detectar mentiras deben contar con el mismo nivel de entrenamiento y deben tener absoluta confianza entre sí, pues durante el proceso, cada uno va a emitir sus propias conclusiones y luego las compararán. El hecho de que sean un número impar es para evitar empates en las observaciones.

 

4. Entonces, es un trabajo de equipo (Y cada uno tiene un rol crítico)


interrogatorio para detectar mentiras

Durante el interogatorio, los tres especialistas asumen los siguientes roles:

– El interrogador: es quien ejecuta el interrogatorio. Hace las preguntas principales y las de parafraseo para asegurarse de entender lo que el acusado está expresando. Este es, sin duda alguna, el más difícil pues quien lo ejecuta debe mantener un ritmo adecuado al hablar, siempre tranquilo y separado emocionalmente del caso. Requiere mucho autocontrol.

– El analista: Es quien acompaña al interrogador durante el proceso; sirve para realizar un balance visual y una sensación de equilibrio para el acusado. El ideal es que interrogador y analista sean de sexos distintos.

– El observador: Está presente durante el interrogatorio pero fuera del campo visual del acusado, preferiblemente detrás de una ventana espejada. Cumple la función de un ‘segundo analista’, y su posición le permite apreciar no solo la kinésica del acusado sino también la de sus compañeros. Este punto es muy importante.

 

5. Olvida el polígrafo y demás parafernalia


interrogatorio para detectar mentiras

No puedo negar que conozco muy buenos profesionales en el campo de la poligrafía (detectar mentiras con una máquina), pero en mi experiencia desde el primer momento en el que te amarran a un aparato de esos, tu primer pensamiento es, “¿Es posible que alguna verdad sea registrada como mentira?”. En otras palabras, te predispone.

Y toda predisposición hará que las lecturas salten como conejos en brasas.

Otro detalle importante de los polígrafos es que la calibración inicial se basa en preguntas que son fáciles y rápidas de responder verídicamente; a medida que progresa la sesión, éstas se vuelven más complejas y directas con respecto al caso que se está estudiando, por lo que es normal que nos vayamos sintiendo cada vez más ansiosos… y el polígrafo lo note.

En otras palabras, puede ser que el interrogatorio en sí, más que tus respuestas, sea lo que te ponga nervioso.

Siempre me preguntan sobre la serie “Lie to me”: ¿Qué tan real eran los procedimientos que presentaban? mi respuesta: Desde la inestabilidad emocional de su protagonista, hasta excentricidades como el “cubo” de luz blanca en donde encerraban a los sospechosos, son factores que enturbiarían el proceso.

 

6. No hay tal cosa como “Tiempo real”


interrogatorio para detectar mentiras

Mencioné el ejemplo del programa en vivo pues es la forma más fácil de presentar un ideal: La posibilidad de detectar mentiras nada más ver a una persona. Esto es imposible, imposible, imposible. Hay demasiados factores en riesgo como para afirmar, en segundos, si alguien miente o no.

Luego del proceso de interrogatorio cara a cara, los tres especialistas realizamos apuntes individuales; inmediatamente nos reunimos y emitimos nuestras primeras consideraciones, comparamos en qué estamos de acuerdo y qué no, y nos retiramos para cada uno revisar la grabación por separado. La próxima reunión nunca ocurre antes de 24 horas (El cerebro necesita tiempo para ‘extraer’ los detalles más finos en los casos más difíciles).

¿Recuerdas que el ‘observador’ estaba atento no solo a la kinésica del interrogado, sino también a la de sus otros dos compañeros? su labor es crítica pues compara ambas expresiones para asegurarse de que quienes nos sentamos con el acusado no estamos influyendo en sus respuestas (o dejándonos influir por él, en casos de personas muy carismáticas o convincentes).

 

7. Descubrir la mentira es la mitad del trabajo


interrogatorio para detectar mentiras

Después de varios días y un análisis exhaustivo, determinar si la persona estaba mintiendo o no es información que no podemos usar directamente en contra del acusado; tenemos que usarla para obtener una confesión.

Por ejemplo, si nos damos cuenta de que la persona era verídica a lo largo de todo el interrogatorio y solo mintió cuando hablaba de su ubicación en una hora y día determinadas, entonces toca realizar una segunda entrevista preguntando los detalles de ese momento.

El estilo de entrevista en este caso es mucho más relajado; la actitud de quienes interrogan debe ser casi de camaradería (Aún más que la primera vez), para lograr que el sujeto se relaje. Es la única manera de contrastar su estado de tranquilidad con el de alerta al cual va a recurrir en cuanto se le pregunte sobre el momento o circunstancia discordante.

¡Un trabajo difícil y complejo! al menos, ya sabes cómo identificar a los verdaderos profesionales.

¿Necesitas contratar nuestros servicios, o recibir asesoría para ensamblar un grupo de especialistas? escríbenos a contacto@lenguajecorporal.org

2017-11-02T07:11:06+00:00

Sobre el Autor:

Jesús Enrique Rosas

Director Ejecutivo de La Universidad Corporativa – Fundación Lenguaje Corporal. Escritor, conferencista e investigador, actualmente en Madrid. Autor del libro “Lenguaje Corporal en 40 Días”. Contáctale en nuestra Red.