Los 7 gestos batuta de los oradores profesionales

  • Gestos Batuta Oradores Profesionales

La mayoría de nosotros no es consciente de cómo movemos las manos cuando estamos exponiendo, y muy pocos lo practicamos con antelación. Si revisamos nuestro guión varias veces hasta que conseguimos las palabras adecuadas para proyectar nuestras ideas convincentemente, ¿Por qué no hacer lo mismo con nuestras manos?

Los gestos batuta: las herramientas del orador profesional

Existen más de 50 ilustradores de este tipo, pero me concentraré en los 7 más importantes; dedícate a dominar este selecto grupo de señales de poder y tus exposiciones tendrán un impacto formidable.

 

 

#7. La Palma Abierta


El gesto batuta más sutil es extender una o ambas manos en una posición neutral, con los dedos relajados y el pulgar ligeramente hacia arriba.

En este caso, el orador quiere demostrar que no tiene nada que ocultar; es una exhibición directa de honestidad. “No tengo nada que esconder“, “¿Acaso les mentiría?“ “Estoy siendo totalmente honesto“, podrían ser algunas de las traducciones de este gesto.

¿Cuándo debes usarla? cuando quieras expresar sinceridad y que los demás confíen en ti.

¿Cómo hacerlo? el movimiento debe ser a velocidad media, desplegando las palmas hacia adelante y con las manos más abiertas que el ancho de los hombros; manténlas un par de segundos y luego regrésalas a una postura cerca de tu cuerpo.

¿Qué puede salir mal? Si la utilizas por demasiado tiempo puede parecer que tu honestidad es más bien un engaño… como una sonrisa forzada.

 

 

#6. La Palma en Reversa


En este gesto, una o ambas manos se proyectan hacia adelante y luego regresan hacia el torso del orador, con las palmas hacia su pecho.

Es una metáfora de abrazar a la audiencia y atraerles hacia ti, acercándola a tu punto de vista.

¿Cuándo debes usarla? Cuando quieres que el público se identifique emocionalmente con esa parte de tu discurso, y se contagie de la pasión que tú mismo sientes.

¿Cómo hacerlo? En orden de emotividad, la mano derecha será menos emotiva que la izquierda, haciendo el mismo gesto. Hacerlo con las dos le da el efecto completo.

¿Qué puede salir mal? Al igual que la palma abierta, el exagerar la palma en reversa te hará ver como un ególatra y narciso, dirigiendo tus manos hacia ti todo el tiempo.

 

 

#5. La Palma Lateral


Puede sonar a golpe de Kung Fu, pero la palma lateral no tiene nada de violenta o agresiva. De hecho, es uno de los gestos más persuasivos que existen, al presentar una o ambas manos agitándose de arriba a abajo en una especie de apretón de manos solitario.

Puede hacerse con los dedos separados (Lo que comunica flexibilidad y disposición al trabajo en equipo), o con los dedos juntos (Denotando dirección y autoafirmación).

Cuando se hace con una sola mano, la palma lateral es un deseo de acercarse a la audiencia y tocarla; con ambas manos parece que le estamos ofreciendo nuestro argumento en “entrega especial“ justo en su puerta.

¿Cuándo debes usarla? Cuando quieres ser persuasivo con tu público; si tienes que exponer las debilidades o amenazas de un proyecto, éste es el gesto adecuado para el momento.

¿Cómo hacerlo? Al igual que la mayoría de los gestos batuta, la idea es que el ligero movimiento vertical marque el ritmo de tus palabras. Por ejemplo, al decir:

“Quizá ustedes piENsen que esTAmos venCIdos…“ En donde las palabras llevan su acento tonal, la palma lateral dará un breve vaivén hacia abajo. La intensidad del movimiento debe ser análoga a la del discurso.

¿Qué puede salir mal? Sin la debida práctica, es fácil pasar 15 o 20 minutos agitando tu mano de arriba a abajo, pues la palma lateral es un gesto batuta realmente cómodo de hacer (y de abusar). Úsalo en combinación con otros, y ¡No olvides practicar!

 

 

#4. El Entrelazamiento


Si te dedicas a la mediación o a la resolución de conflictos, éste es tu gesto batuta clave. En el mismo, las manos y los dedos se estiran totalmente y se traen una contra la otra sobre el pecho, entrelazándose.

Se diferencia de la palma en reversa en que no se llega a tocar el pecho, sino que se más bien se presenta el “enlace“ hacia adelante, como mostrándoselo al público.

Esta señal se utiliza para representar el encuentro de dos puntos de vista opuestos o dispares en una solución viable o ganar-ganar.

¿Cuándo debes usarla? en el caso de la mediación, sólo cuando vayas a dar tu recomendación final, luego de haber escuchado a ambas partes con toda calma.

¿Cómo hacerlo? el dramatismo es crucial; las manos en completa tensión con los dedos bien estirados da una imagen de mucha tensión, que metafóricamente se resuelve en un consenso cuando ambas se encuentran y se juntan.

¿Qué puede salir mal? Este gesto batuta de seguro perderá todo su efecto si no mantienes el contacto visual con los demás mientras lo haces. Te sorprenderías de la cantidad de personas que de manera automática voltean su mirada a sus propios dedos para evitar que choquen entre sí.

 

 

#3. La Pinza


En este ilustrador, tu mano toma un objeto imaginario entre el pulgar y el dedo índice, como si quisieras agarrar una delicada mariposa sin dañarla. Pero más que suavidad, la pinza se usa para denotar precisión y exactitud.

En la medida en que la mano que realiza la pinza se acerca al rostro, el significado es de “pequeñez“. Si baja hacia el torso, es “exactitud“.

¿Cuándo debes usarla? Emplea la pinza siempre que estés dando un dato estadístico preciso, o estés dando una orden que debe ser cumplida al mínimo detalle.

¿Cómo hacerlo? recuerda mantener los dedos relajados. Si juntas el índice y el pulgar extendiendo por completo los demás, parecerá un signo de “O.K.“

¿Qué puede salir mal? En algunos países, cualquier gesto que junte el dedo con el pulgar puede ser considerado obsceno. ¡Ten cuidado, e infórmate previamente!

Y hablando de tomar objetos imaginarios…

 

 

#2. La Garra


La Garra es la hermana mayor de La Pinza; su significado es similar, pero al usar la mano entera como quien tiene en su poder una herramienta o arma contundente, el efecto es mucho más poderoso.

Gesticular con La Garra es demostrarle al público que el tema del que hablas casi escapa por momentos a tu dominio, comprensión y poder. Literalmente estás luchando por asirte de él y dominarlo; es un efecto increíblemente dramático que debe ser practicado una y otra vez frente al espejo.

¿Cuándo debes usarlo? Empléala al momento de presentar al conflicto que compartes con tu público, a ese problema que no los deja dormir a ninguno de ustedes. Que ellos sientan esa pugna de poder desde el escenario y la hagan suya.

¿Cómo hacerlo? La curvatura de los dedos es casi idéntica a tener una pelota de softball en tu mano. En la medida en que tu discurso sea más dramático, puedes incluso alzar la mano por encima de tu cabeza.

¿Qué puede salir mal? Casi todo, si no practicas. Si te arriesgas a improvisar con La Garra, tu público puede verte impotente más que heroico.

 

 

#1. El Puño


Cuando ya tienes a tu audiencia al borde de su asiento con La Garra, es momento de dejar caer la bomba: El Puño. Este gesto batuta es tan universal que es prácticamente inconfundible en cualquier cultura; es la expresión máxma del poder, determinación, resistencia y ahínco.

Gestos Batuta Puño

 

Cuando el discurso llega a su clímax, incluso el puño puede agitarse violentamente; obviamente el cuerpo entero, el tono de la voz y el verbo deben trabajar juntos en esta expresión tan poderosa.

¿Cuándo debes usarlo? Si fuese una película, lo usarías contra el antagonista principal; si fuese un videojuego, lo emplearías en contra del jefe final. En un discurso, resérvalo para el cierre. Te aplaudirán de pie.

¿Cómo hacerlo? Dependiendo de la intensidad del guión, agita el puño de arriba a abajo. Puedes “asomarlo“ por momentos a lo largo de tu discurso, pero guarda energía para el final.

¿Qué puede salir mal? Si el público no se ha “enganchado“ con tu tema a lo largo de todo el discurso, ningún puño logrará animarlo; y si llegas a abusar de él, ¡Parecerás un caudillo populista!

 

La habilidad de hablar en público es crítica para todo profesional en la actualidad.

Si bien los gestos son importantes para proyectar la fuerza de tus palabras, aún más importante es lograr confeccionar un discurso que emocione a tu audiencia y les impulse a entrar en acción.

Los discursos más memorables son los que giran alrededor de una historia; una historia que cautiva y te permite conectarte directamente con los sentimientos de tu público, la fuerza más poderosa para que tu mensaje sea inolvidable.

Es por eso que te invitamos a estudiar en nuestro Posgrado en Storytelling y Oratoria, donde aprenderás y certificarás tu habilidad de persuadir con narraciones en la comodidad de nuestro campus virtual:

  • Aprendizaje y prácticas 100% online con horarios flexibles; estudias a tu propio ritmo.
  • Supervisión y retroalimentación a cargo de nuestros tutores quienes guiarán tus actividades.
  • Certificación digital y acceso permanente a las lecciones actuales y las que agreguemos en el futuro.

Como todos nuestros programas, los cupos son limitados. Puedes revisar toda la información aquí.

Si te fue útil, ¿Me ayudas a compartirlo?

2017-12-06T18:20:48+00:00