Cada vez sabemos más de fitness, pero estamos menos saludables:

Hace unos 20.000 años, cuando José Luis Rodríguez acababa de nacer, no habría sido una buena idea montar un gimnasio.

Tanto hombres como mujeres éramos cazadores-recolectores; pasábamos todo el día caminando durante horas, acechando bestias que nos servían de almuerzo (e intentando lo mejor posible que no nos comieran), cargábamos peso de un lado a otro, recogíamos frutos, caminábamos un poco más y de vez en cuando descansábamos afilando nuestras herramientas de caza.

No es de extrañar que tuviésemos la condición física de Cristiano Ronaldo.

Con la llegada de la agricultura, seguimos activos físicamente pero nuestra rutina se volvió repetitiva; desapareció la explosividad de la caza y comenzó un cambio físico gradual a medida en que domesticábamos animales y perfeccionábamos nuestros métodos de cultivo.

Progresivamente, nuestra calidad de vida mejoró pero nuestra capacidad física comenzó a resentirse. Afortunadamente, culturas como la griega fomentaron el desarrollo de un cuerpo saludable, involucrado en competencias deportivas constantes.

Luego llegó la Edad Media, en la que prácticamente olvidamos por completo cualquier costumbre saludable.

En el Renacimiento mejoró un poco la cosa pero no fue sino hasta hace unos 200 años en los que comenzamos a darnos cuenta de la importancia del ejercicio para nuestra salud.

De hecho, podríamos afirmar que los avances en nutrición y fitness de los últimos cincuenta años opacan cualquier cosa que hayamos podido alcanzar en los milenios anteriores.

Ya no necesitamos cazar (Ni evitar que nos coman), ni tenemos que preocuparnos por cultivar nuestra propia comida. En muchos casos, ni siquiera tenemos que preocuparnos por los nueve o diez kilómetros que nos separan de la oficina.

Ahora, nos preocupa lo contrario: la inactividad.

Por eso surgen tantas tendencias nuevas de fitness; cualquier cantidad de ‘modas saludables’ que intentan llamar nuestra atención.

Por supuesto que también influyen factores como la nutrición y nuestros niveles de estrés en la ecuación; pero precisamente el hecho de no tener que ‘usar’ nuestro cuerpo como hace 20.000 años, nos está enfermando.

Y esta comodidad es lo que hace tan difícil desarrollar la disciplina para ejercitarnos todos los días.

De allí la ironía: Sabemos más que nunca de fitness, pero cada vez nos cuesta más estar saludables.

¿Sabes qué está en peligro también?

Nuestras habilidades sociales.

Para nadie es un secreto que estamos cada vez más conectados a través de la tecnología, y desafortunadamente esta aparente ventaja ha sido contraproducente para nuestra inteligencia emocional.

Antes pasábamos mucho más tiempo hablando cara a cara; pendientes de cada uno de los detalles de la conversación, como el tono de voz y la postura del otro.

Como cuando pasábamos todo el día cazando y recolectando.

La tecnología también nos ha acercado, pero sin darnos cuenta está paralizando nuestra habilidad para crear empatía.

Grave.

Si cada vez un mayor porcentaje de nuestras relaciones ocurre a través de una pantalla, debe haber una forma de ‘ejercitar’ nuestra inteligencia emocional para compensarlo.

Así como nos ejercitamos en un gimnasio, o en casa, o en la calle.

El no ejercitar nuestras habilidades interpersonales es lo que produce tantos malentendidos, desencuentros, luchas y frustraciones tanto externas como internas.

¿Cómo podemos comprender a los demás si ni siquiera comenzamos por comprendernos a nosotros mismos?

Apenas tratamos de pasar un momento sereno para hacernos estas preguntas, nos llega alguna notificación al móvil.

Por eso, debes acostumbrarte todos los días a ejercitar tu inteligencia emocional, así como ejercitas tu cuerpo.

Pero ¿Cómo ejercitas la inteligencia emocional?

Ésa fue la pregunta que me hice hace unos cuantos años, y la cual respondí desarrollando ‘Lenguaje Corporal en 40 Días’.

Literalmente, es un método para mantener tu inteligencia emocional en forma; y ahora, un programa para que tú también te conviertas en uno de nuestros iniciados e impartas nuestros talleres y formaciones.

Así que el primer paso será por ti; el segundo, por los demás.

Al inscribirte tendrás acceso a…

– Todo nuestro material de lenguaje corporal y persuasión, mas el que agreguemos en el futuro,
– Nuestro Sistema de Análisis Facial, catálogo de expresiones faciales y sus significados,
– La facultad de impartir nuestros talleres, usar todo nuestro material y otorgar nuestras certificaciones.

El valor: 1.497 dólares; pero si te inscribes hoy, tendrás acceso a todo el programa por solo 197.

Únete a nuestra causa; asume el reto en este enlace: http://lenguajecorporal40dias.com

Te espero en el campus virtual,

Jesús Enrique Rosas
Director – Knesix Institute

(Solo por pocos días) Descarga gratis "100+ Tips de Comunicación No Verbal"

* es requerido

Sí, quiero desarrollar mis habilidades en lenguaje corporal y persuasión a través de emails diarios, así como promociones sobre cursos del tema.

2018-12-05T10:05:13+00:00