Te engañaron… tu éxito no depende de tu esfuerzo:

En 1876, la publicación de ‘Las Aventuras de Tom Sawyer’ fue para Mark Twain el equivalente de ‘Thriller’ para Michael Jackson.

El mundo no estaba preparado para una novela tan adelantada para su tiempo, con tal cantidad de metáforas y símbolos; la historia de un pícaro muchacho que a punta de pura astucia, hacía que todo el mundo cumpliese su voluntad.

Una de las partes más memorables narra cuando su tía Polly le castiga por faltar al colegio e irse al lago a nadar, obligándole a pintar de blanco la barda que rodea toda la casa.

Por supuesto, esto no le cae nada bien a Sawyer; mucho menos cuando Ben Rogers, uno de los niños del vecindario, lo ve en plena faena y comienza a burlarse de él.

“¡Ja,ja! mira que tener que trabajar, mientras el resto de nosotros salimos a jugar…”

En ese instante, Tom se siente afligido por la burla, pero de inmediato se le ocurre una idea.

Dice…

“¿De qué trabajo hablas?”.

Al pronunciar estas palabras, ni siquiera se voltea a ver al otro; se mantiene totalmente concentrado, pasando la brocha cuidadosamente por los más mínimos detalles de la madera.

Ben se muestra confundido.

“No entiendo… ¿No estás molesto por tener que pintar la barda?”

“No sé por qué habría de estarlo… no todos los días tienes la oportunidad de hacer algo así”.

Entonces guardó silencio. Ben seguía viéndolo, mientras pintaba con la concentración de un neurocirujano.

Casi un minuto después, la curiosidad ganó.

“Eh Tom, ¿Me dejas pintar un poco?”.

Tom se negó.

Pero ya sabía que su treta había surtido efecto.

“¿Cómo podría permitirte pintar? solo un niño entre mil, quizá dos mil, pueden hacer esto… la tía Polly dijo que era un trabajo muy importante, así que solo yo puedo hacerlo”.

Por supuesto, la tía Polly nunca había dicho algo parecido.

Nuevamente, Tom guardó silencio.

Y nuevamente, Rogers cedió. “¿Si te doy mi manzana, me dejas pintar un poco?”.

Al final del día, casi una docena de niños terminaba de pintar la barda; Sawyer se había ido a jugar.

La persuasión, en muchas ocasiones, es una cuestión de percepción.

Y de saber exactamente qué decir, cómo decirlo y cuándo callarte.

¿Podría Sawyer haber obligado a Ben o a los otros a pintar la barda?

De ninguna manera.

¿Quizá si les hubiese pedido por favor…?

Tampoco.

El chico lo único que hizo fue convertir el trabajo en algo exclusivo, inalcanzable.

Algo que ‘Solo unos pocos pueden hacer’.

Ya lo dice Robert Greene con su Ley 21: “Hazte el tonto para atrapar a otro tonto.”

Si hubiese sido totalmente transparente al respecto, no hubiese conseguido nada.

Consiguió pintar la barda y quienes lo hicieron, quedaron contentos, ¿Hay algo de malo en eso?

Estamos mal programados al pensar que la única forma de llevar a cabo nuestros proyectos, es a través del ‘trabajo duro’.

Pero nadie habla del ‘Trabajo inteligente’.

Como si trabajar inteligentemente fuese hacer trampa.

Es el problema cuando asocias la recompensa a tu esfuerzo.

Es erróneo, una mala costumbre y una predisposición a la frustración.

Crees que solo si te esfuerzas a tu máxima capacidad, podrás aspirar a tu máxima recompensa.

Pero no es así.

Prueba de ello es la gente que trabaja durante décadas en una mina de carbón por salario mínimo. ¿Acaso su esfuerzo se corresponde con su recompensa?

Otros se matan dos años en desarrollar un software que rompe un paradigma, y lo venden por una cantidad que supera el producto interno bruto de Liechtenstein.

¿Crees que esforzándote más horas cada día o cada semana, vas a multiplicar tus ingresos?

(Tú bien sabes que no funciona así).

Somos capaces hasta de quejarnos, “Nadie se esfuerza más que yo, y pareciera que todos los demás alcanzan lo que quieren, fácilmente”.

Repito: La recompensa que busques, cualquiera que sea: dinero, poder, fama, lo que sea, no está relacionada con tu esfuerzo.

Tú no tienes que pintar la barda, si puedes convencer a otros que lo hagan por ti.

Incluso, que te paguen por el privilegio.

¿Manipulación? sólo si les perjudicas.

Nunca es manipulación si la gente estará contenta de volver a hacer lo que les pidas.

“No puedo hacer eso, no es justo para los demás”.

Entonces, no puedo hacer nada por ti.

Pero si quieres saber cómo funciona, lo más importante es que te fijes un objetivo claro.

Y que sepas exactamente lo que tienes que hacer para alcanzarlo.

Una vez que tengas ese mapa listo, y antes de emprender cualquier acción, pregúntate: ¿Cómo puedo hacer esto más fácilmente, más eficientemente?.

Tim Ferris tiene un axioma:

– No hagas nada que puedas delegar,
– No delegues nada que puedas automatizar,
– No automatices nada que puedas eliminar por completo.

A nadie le importa tu esfuerzo.

A nadie.

A tus clientes, menos que nadie; a ellos solo les importan los resultados.

¿Vas a ser tú distinto a ellos?

Enfócate en tus resultados.

Si no lo haces, estarás malgastando tu energía sin necesidad.

Si eres profesional independiente y sientes que no avanzas lo suficientemente rápido, o que tu facturación no crece, o que cada vez estás más agotado, yo te puedo ayudar.

Más del 95% de esos problemas son mentales.

Son programaciones que te frenan.

Esas programaciones mentales generalmente tienen raíces fáciles de identificar; incluso tú mismo puedes estar al tanto de dónde vienen.

¿Por qué no puedes ‘reprogramarte’ tú mismo?

Por la misma razón que no puedes operarte a ti mismo.

(Aunque hay algunos que lo han intentado y han tenido éxito, pero no es nada agradable).

¿Cuánto valdría para ti trabajar más eficientemente, generar más ingresos y tener más tiempo para ti y para tu familia?

No tendrías que buscar mucho; yo mismo puedo ayudarte.

En lo que respecta a consultoría, trabajo por proyectos.

Un proyecto dura aproximadamente un mes, a 5000 euros o más; pero para hacértelo más fácil, puedo atenderte por sesiones de 60 minutos, a 497 euros la sesión.

Puedes reservar tu espacio en este enlace:

http://bit.ly/ConsultoriaJR

¿Vas a seguir dejando tu estabilidad financiera en manos de tu estrés?

Hora de reiniciarte. Éxito,

Jesús Enrique Rosas
Director – Knesix Institute

Suscríbete y descarga gratis nuestro ebook "100+ Tips de Comunicación No Verbal"

* es requerido
2018-10-08T15:26:49+00:00