Por qué debes dejar de leer noticias (Y cuanto antes)

  • deja de leer noticias cuanto antes

Invertimos horas y horas consumiendo noticias pues queremos estar bien informados, pero… ¿Es un tiempo invertido, o gastado?

Rara vez nos detenemos a preguntarnos sobre la información que consumimos; ¿Esto que estoy leyendo, es importante? Es una información que me será útil… ¿Por cuánto tiempo? ¿Caducará en una semana, un año… o unas horas? ¿Quien escribe sobre este tema está bien informado?

No son preguntas que nos hagamos con mucha frecuencia. Aún más, lsos problemas que surgen de nuestro consumo indiscriminado de noticias:

  • La velocidad a la cual se producen noticias, se ha incrementado. Acostumbrábamos a tener que esperar para poder leer el periódico o intercambiar novedades con nuestras amistades, pero ya eso pasó; ahora, tenemos alertas que prácticamente nos disparan los sucesos apenas ocurren.
  • El costo para producir noticias se ha reducido significativamente: Algunas personas escriben 12 artículos al día para los diarios más importantes; a ese ritmo, es prácticamente imposible escribir un artículo en profundidad (Y con el advenimiento de los robots redactores, esto será más rápido aún). Por eso, te estás llenando la cabeza con opiniones superficiales en temas aislados.
  • Por la ácida competencia, quienes producen las noticias buscan formas de obtener tus ‘clicks’ a toda costa. Las noticias (y principalmente los titulares) se vuelven cada vez más sensacionalistas y misteriosos para tratar de atrapar tu atención.
  • Las motivaciones han dejado de ser transparentes. Debido también a la competencia, la mayoría de las empresas de noticias se ven forzadas a ofrecer noticias gratuitamente. Después de todo, sus competidores están haciendo lo mismo; pero tienen que seguir pagándole a quienes crean los artículos y videos, por lo que el negocio se ha transformado de vender espacios publicitarios a los anunciantes, a venderle los lectores a los anunciantes. Todo se reduce a la cantidad de páginas vistas al día, y mientras más, mejor. Para muchos redactores, mientras más páginas vistas generan, son mejor compensados. La noticia deja de ser importante y tu atención -consciente o no- se vuelve el foco de sus esfuerzos.

Mi punto es que la mayoría de lo que lees hoy, no cumple ninguna función. No es importante para tu vida. No te va a ayudar a tomar mejores decisiones, ni a entender mejor el mundo. No te va a ayudar a desarrollar conexiones más profundas con las personas que están a tu alrededor. La única cosa que está haciendo realmente es alterar tu humor y quizá, tu comportamiento.

Nosotros también somos responsables.

No estoy diciendo que nosotros seamos totalmente inocentes y manipulables; precisamente, queremos estar informados. Queremos saber todo lo que está pasando en todos lados para poder tener una opinión basada en hechos, pues… ¿Por qué no deberíamos estar al tanto de lo que ocurre? no queremos parecer ignorantes, y exactamente así es como nos sentiríamos si no nos mantenemos al día con las noticias.

Pero ya sabes cómo son producidas las noticias, y por lo tanto estar bien informado no es repetir la opinión de quien apenas escribe vertiginosamente una nota de prensa. Si lo analizas, te darás cuenta que tu primer pensamiento sobre un suceso no es tuyo realmente, sino el de alguien más (En este caso, del redactor).

Cuando todo lo que haces es consumir, no solo estás dejando que otros se encarguen de tu atención, sino también les estás permitiendo pensar por ti.

Evita el ruido que interfiere con la señal.

Tu atención es valiosísima, así que ¿Por qué invertir tanto tiempo en cosas que serán irrelevantes en unos cuantos días? lee lo que será valuable por mucho tiempo. Lee sólo cuando te des cuenta que quien publica respeta tu tiempo, añade valor y que te invita a pensar por ti mismo.

Lee menos artículos y más libros, y aún más los que han superado la prueba del tiempo y siguen siendo impresos después de 20 años o más.

El silencio nos molesta.

Nos molesta y nos incomoda. Nos preocupa quedarnos solos con nuestros pensamientos; por eso es que sacamos el móvil del bolsillo cuando estamos esperando en la cola del Starbucks o en el mercado.

No estamos acostumbrados a hacernos preguntas profundas y valiosas. Nos preocupa aburrirnos; estamos tan propensos a evitarlo que somos capaces de invertir grandes cantidades de nuestro tiempo, consumiendo información innecesaria.

Lo dijo Winifred Gallagher: “Pocas cosas son tan importantes para tu calidad de vida, como tus decisiones sobre cómo inviertes tu preciado tiempo libre”.

Sigamos esta conversación en Twitter.

2018-02-07T04:58:25+00:00