Imagina poder convencer a 3 veces más clientes
de querer hacer negocios contigo.

Eso es el Método Knesix™

La persuasión es la habilidad más importante para todo empresario.


No solo debes convencer a tus clientes; también a tus empleados, colegas e inversionistas.

Incluso si tu producto o servicio es el mejor del mundo, debes convencer a los demás de probarlo. Aún cuando sabes a ciencia cierta que será un gran beneficio para los demás, ellos no sabrán a menos que los convenzas.

Nosotros nos especializamos en ese proceso. Nos especializamos en Lenguaje Corporal y Persuasión para Empresarios.

Porque sabemos que es una habilidad esencial para ti, y la necesitas con urgencia. Por eso hemos creado el Método Knesix™ de Persuasión.

Con este método puedes convencer a tus clientes más fácilmente, mantener a tus empleados enfocados o ser un maestro de la negociación.

Éstas son algunas de las destrezas que desarrollarás con nuestro método:


- Sabrás cuáles son las únicas áreas del rostro que debes observar para poder descifrar estados emocionales mientras sostienes una conversación,

- Aplicarás los tres factores críticos de Storytelling que convierten a una simple historia en un arma de persuasión emocional,

- Aprenderás a detectar el momento preciso cuando entren en total confianza contigo y estén dispuestos a escucharte, aplicando solo tres claves de su lenguaje corporal,

- Desarrollarás tu propia estrategia al reflejar palabras, cuerpo y actitudes para que te sientan como la persona que mejor les entiende en el mundo aunque sea la primera vez que te ven,

- Descubrirás qué es lo que realmente los mueve a actuar a través de diez preguntas cuyo orden se ajustará a su personalidad,

- Dominarás cualquier conversación al enfocarla en el resultado que te has fijado y adaptándola a sus personalidades y necesidades, y

- Ensamblarás un arsenal de argumentos que disipen cualquier objeción y les demuestren que la única opción sensata es actuar de inmediato.

¿Cómo funciona?

1 - Primero defines con exactitud la acción que quieres propiciar al final.

En todo proceso persuasivo, la primera pregunta que debes hacerte es: ¿Qué es lo que quieres que los demás hagan?

Aquí no solo es necesario que definas esa acción con exactitud, sino que la tengas muy en mente para que tú mismo no pierdas el norte cuando comience el proceso persuasivo.

¿Tienes listo ya tu objetivo?

2 - Luego, realizas las preguntas correctas.

Todos tenemos motivaciones distintas para actuar como lo hacemos; Pero cuando le preguntas a alguien por qué se comporta de tal o cual manera, vas a recibir una respuesta superficial.

Como una máscara que se pone sobre su personalidad. Todos tenemos tres capas:

- La que le presentamos al mundo (La máscara),
- La que nos guardamos a nosotros mismos y solo revelamos a nuestro círculo íntimo,
- La más profunda y de la que generalmente no tenemos conciencia.

No puedes conformarte con la primera respuesta que te dan. Necesitas profundizar, con preguntas certeras.

Saber hacer preguntas abiertas para que se expresen, y poder encadenar una pregunta después de otra, es una facultad imprescindible pues no puedes persuadir a nadie si no conoces sus motivaciones.

Esas preguntas que realices no solo te permitirán adentrarte en su personalidad; también producirán reacciones emocionales tanto al escuchar la pregunta como al responder.

3 - Prestas especial atención a cómo se expresa

Antes de analizar '¿Cómo está expresando lo que dice?', tienes que literalmente estar atento a lo que dice.

Esto es más que escucha activa; cuando hablo de estar atento a lo que dicen, me refiero no solo a las palabras sino también al ritmo.

Por ritmo me refiero a todo patrón que pueda medirse durante la expresión verbal y no verbal de alguien. Por ejemplo, si una persona responde a la mayoría de tus preguntas con pocas palabras, y al mencionarle a sus hijos comienza a extender la longitud de sus frases, es un cambio de ritmo.

Todo cambio de ritmo representa una reacción emotiva; para saber si es positiva o negativa, solo tienes que comparar con las palabras que ha expresado en ese momento.

4 - Descifra su lenguaje corporal

El principio de análisis corporal es exactamente igual a la expresión verbal: estar atento a los cambios de ritmo.

Por ejemplo, si está enumerando a sus colegas y al nombrar a uno de ellos, baja el tono de voz o no articula su nombre con claridad. O si le preguntas sobre un proyecto en el que está trabajando, y comienza a parpadear más rápido que de costumbre. O le mencionas un noticia y se inclina hacia ti.

Tranquilo; no te voy a atormentar con 'Esto significa tal cosa, y ese gesto significa otra'.

No lo necesitas. Pero sí necesitas estar atento al ritmo.

Recuerda: Los cambios de ritmo en la expresión verbal, indican cambios emocionales. Lo más importante es: ¿Qué está diciendo la persona en ese momento?

Esos cambios de ritmo te indicarán estados emocionales que te permitirán canalizar la conversación.

 5 - Construye un perfil de la persona

Cuando se trata de familiares y amigos, todo lo que hemos vivido con ellos nos ayuda a modelar un perfil muy completo de su personalidad; pero no podemos decir lo mismo cuando tenemos que persuadir a alguien que acabamos de conocer.

Por eso son tan necesarias las preguntas y el análisis.

Es como armar un rompecabezas: vas creando una historia de la persona en tu mente, que reemplace cualquier prejuicio que tengas sobre ella.

Todo el proceso hasta este momento tiene un solo objetivo: dibujarte a la persona como un ser único; igualmente, tu mensaje para persuadirle también será único.

6 - Plantea la solución en forma de historia

Si has aplicado una buena estructura de preguntas y te has desenvuelto con absoluta sinceridad, habrás creado el primer lazo de confianza. Has demostrado interés en sus problemas e inquietudes, y no le has juzgado en lo más mínimo.

Como generalmente estamos acostumbrados a que los demás hablen de sí mismos todo el tiempo, te saldrás del montón pues lo único que has hecho es hacer preguntas e interesarte por ellos.

Él tiene su mente sintonizada en su problema. Lo peor que puedes hacer es sacarlo de allí. Tienes que hablarle en función a la solución.

En ese momento es cuando construyes una narración; te aseguras de expresarte con sus propias palabras; usas los mismos adjetivos y verbos, haces énfasis en las mismos vocablos y tomas prestadas sus descripciones.

Para eso te sirvió el análisis verbal y no verbal: Para narrar la historia mimetizándote en sus propias palabras y gestos para crear rapport en varias dimensiones: no solo con el cuerpo sino también con su propia historia y forma de expresarse.

Allí llegas a la encrucijada de la historia; en ese punto de la narración, la persona debe tomar una decisión. Antes de hacerlo, ese protagonista reflexiona sobre lo que realmente quiere, y decide emprender una acción que le llevará a la solución ideal.

(Ese camino que toma es a través de lo que tú ofreces).

Le has involucrado emocionalmente en eso que quiere alcanzar, y le demuestras que lo puede hacer a través de ti.

Te conviertes en el agente que necesita para lograr lo que busca.

6 - Indícale la acción precisa que formulaste al principio.

​Aquí cerramos el círculo.

¿Esa acción que definiste al principio de todo el proceso? es momento de ponerla sobre la mesa.

"Esto es lo que debes hacer."

La razón no se la has dado tú; se la han formado él mismo en su mente, y esto es lo más importante. Él mismo ha llegado a la conclusión de que necesita lo que tú ofreces para completar esa historia.

¿Quieres adquirir esta habilidad?

Excelente decisión.

Cada una de las características del Método Knesix™ ha sido comprobada rigurosamente por la comunidad científica:


- El impacto de las microexpresiones en nuestra comunicación, desde las investigaciones de Paul Ekman en la Universidad de San Francisco hasta las de la Universidad de Greifswald.

- La influencia del Storytelling en nuestro cerebro, desde la Universidad de Columbia hasta la Claremont University.

- Por qué la habilidad de hacer preguntas es crítica para persuadir, desde la Universidad Laval hasta la Universidad de Nueva York.

- Dominar a la perfección el significado e influencia de las palabras correctas, pues sus efectos han sido documentados por la Universidad de Princeton y la Universitat Jaume I.

- El lenguaje corporal y su protagonismo en la comunicación, constatado por universidades como Columbia y la Penn State University.

- La indiscutible importancia de reflejar posturas y actitudes para generar empatía, investigada por la Universidad de Wisconsin y el Departamento de Educación de EEUU, entre otras.

Algunos de nuestros participantes destacados en las áreas de Lenguaje Corporal, Storytelling y Microexpresiones:


Leopoldo Uprimny

Leopoldo Uprimny

Director e-Motion Corporation

Vanessa Marzán

Directora, Com4success

Feliciano Giraldo

Director, Gescom Group

Inversión:


Personal

1500euros

Nuestra suite completa para que aprendas a tu propio ritmo, guiado por nuestros tutores. Duración: 3 meses.

Profesional

4500euros

Nuestro programa acelerado de formación y consultoría: solo 21 días para entrenarte con todo nuestro arsenal persuasivo.

 *Disponibilidad limitada.

Corporativo

a partir de 9000 euros

La solución definitiva para la humanización de la imagen de tu empresa.

Escríbenos a info@knesix.com y conversemos.

Jesús Enrique Rosas

El Método Knesix™ es el producto de mis 20 años de investigación en comportamiento humano. Mi misión es transformar tu comunicación y que la apliques para convencer a tus clientes; puro y simple. Ésta es la oportunidad que necesitas, ¿Qué esperas?

Jesús Enrique Rosas

Director - Knesix Institute



¿Preguntas? escríbenos a info@knesix.com

Copyright 2010-2018 Knesix Communications, LTD - Todos los Derechos Reservados